Historia de la cultura de las Perlas de Tahití en Polynesia


LAS DIFERENTES CONCHAS PRODUCTORAS DE PERLAS EN EL MUNDO

Todas las conchas no producen perlas, sino podemos considerar que un número muy grande de bivalvos es capaz de producir perlas de calidad más o menos buena. Es así como hasta de los mismos megillones cultivados para acabar en los platos de los gastrónomos pueden fabricar una perla amarillenta y minúscula, totalmente como las gruesas pilas de agua bendita de los mares tropicales están en condiciones de dar el día a "bolas" sin gran interés estético.

El bivalvo más celebrado que produce perlas es Pinctada fucata (llamada también akoya), a quien se debe las perlas blancas tradicionales de Japón. Esta concha se encuentra en las aguas templadas y frescas de Asia (Japón, Búrlate, Corea).

Un bivalvo de agua dulce de pequeña talla, de cultura muy fácil en Asia, Hyriopsis schegeli, les permite hoy a japoneses y sobre todo a los Chinos, inundar el mercado de pequeñas perlas barato que va del blanco crema al rosa, pasando por tintes amarillos-dorados.

Pinctada margaritifera que produce la perla de Tahití se encuentra en todo el Pacífico. Un nácar adulto (esperanza de vida: 15 - 30 años) puede pesar hasta 5 kilos.

Pinctada máxima es la más grande de ellas todas: prima de Pinctada margaritifera, puede sobrepasar 5 kilos y produce los muy famosos South sea pearls, particularmente en Sudeste asiático y en la región de Broome, en Australia (reflejos crema, rosas y amarillo claro).

Otro nácar muy bello, por su concha en forma de ala, famosa la fabricación de mabe ", es Pteria penguin, común en los mares asiáticos, en Tailandia particularmente, alrededor de Phuket.

Pinctada maculata: la conocemos sobre todo bajo su denominación polinesia de "pipí", pequeño nácar que produce perlas minúsculas y doradas, " poe pipí ". Mininacara, comparada con Pinctada margaritifera, vive en la misma biotope.
 
Reparticiones de las especies de bivalvos utilizadas en la perlicultura
Reparticiones de las especies de bivalvos utilizadas en la perlicultura
Pinctada Margaritifera Pinctada Margaritifera - Pinctada Maxima Pinctada Maxima - Pinctada Fucata Pinctada Fucata
Pinctada Martensi Pinctada Martensi - Zonas de produccion de perlasZonas de produccion de perlas

PINCTADA MARGARITIFERA

La ostra perlera" de Polinesia francesa es una denominación falsa ya que el animal, Pinctada margaritifera de su nombre latino, es un gran nácar, perteneciendo a la familia de Pteriidae, reputado en el mundo entero por la calidad de sus secreciones nacaradas. Pinctada margaritifera, que llamaremos nácar para ser más simples, forma parte de conchas gigantes de los mares calientes, ya que un individuo adulto alcanza 30 cm de diámetro para un peso de más de 5 kg.

Ciertas muestras de este nácar, a veces tan apodadas " ostra perlera con labios negros " hasta pueden alcanzar el peso considerable de 9 kg.

El nácar escencialmente se desarrolla en las lagunas, pero encontramos tambien en la costa del océano. En las Marquesas por ejemplo, donde las islas no son rodeados por lagunas, el nácar prolifera de manera salvaje fijándose sobre los peñascos. A causa de condiciones rústicas de vida, no engorda, tanto como puede hacerlo en la calma de las lagunas.

Particularidad de Pinctada, sus cambios de sexo en el curso de su vida, pero también en caso de estrés.

Sabemos hoy que cuando es hembra, ella pone todo el año, con dos "picos" a los cambios de temporadas. Hacen falta dos a tres años para que un nácar este en condiciones de reproducirse. Sólo la cantidad extraordinaria de huevos liberados por estos bivalvos (decenas de millones de ejemplares), permite asegurar en medio natural la supervivencia de la especie, los espermatozoides que no pueden contar, para fecundar un huevo, que con azar de su encuentro.

Las larvas son luego la presa de todos los animales que se alimentan de planctón. Por fin la concha, cuando es joven, es el blanco de número de carniceros entre los que están el balistes, temidos por los perlicultores.

Frágil, Pinctada margaritifera, necesita pues cuidados constantes por parte de los que hicieron la apuesta de elevarlo.

LA PRIMERA PERLA CULTIVADA

Le prestamos a japonés, Kokichi Mikimoto, la invención del injerto, la técnica que permite hacer producir a un nácar una perla cuando se lo desea. La primera perla cosechada ( hecho un mabe) fue el 11 de julio de 1893 en la bahía de Ago, en Japón.

Sin embargo los historiadores reconocen que la paternidad de esta arte es debida a otro japonés, Tatsuhei Mise, que obtuvo la primera perla redonda en 1904. Otro japonés, Tokishi Nishikawa descubrió este secreto prácticamente al mismo período, pero hubo que esperar algunos años para que estas técnicas se vuelvan oficiales: ambas licencias de Postura y Nishikawa fueron deposados en 1907.

En 1908, Mikimoto depositaba a su regreso su patente; tres documentos que fueron en cierto modo las partidas de nacimiento del injerto.

La técnica arcaica de Mikimoto consistía entonces en envolver un pequeño núcleo artificial en un pedazo de tejido de nácar y en deslizar todo en otra "ostra".

Este procedimiento es bastante pesado, y depende de la operación quirúrgica traumatizante para el nácar que recibe un cuerpo extraño que importa en su organismo. De este hecho, la mortalidad fue elevada. Las técnicas más ligeras que consisten en introducir sólo un hueso núcleo y un injerto se lo(la) llevarán muy rápidamente, y en este sentido, Postura y Nishikawa habían visto justo, ya que les son los descubridores de esta técnica. Pero su colega habrá tenido el mérito de comprender muy rápidamente las desembocaduras que esta actividad iban a tener y fue el promotor verdadero de la perla cultivada, en Japón primero, en el mundo entero luego.

Hay que Tener en cuenta que desde 1914, Kokichi Mikimoto emprendió trabajos vanguardistas sobre un nácar poco conocido... Pinctada margaritifera.

¿ Pero en si, que es una perla "fina" y qué es una perla cultivada?

Por perla "fina", designamos una pequeña esfera de carbonato de calcio, de aragonita para ser más preciso, ser formado por un bivalvo confrontado con un cuerpo extraño introducido en sus tejidos: este intruso puede ser un grano simple de arena, o una pequeña partícula que molesta el animal; éste entonces, en una reacción de defensa, secreta alrededor del intruso un lecho fino de aragonita, materia que es la misma que su concha. Esta secreción se hace por rotación permanente del cuerpo que va a ser aislada por la secreción: de una forma generalmente redondeada.

La perla cultivada es, al contrario, el fruto de la intervención del hombre sobre un bivalvo. Es pues artificialmente el injertador introduce a un intruso en el animal, con el fin de forzarlo a poner en ejecución su proceso de defensa y a aislar este cuerpo extraño ahogándolo en la aragonita . La billa introduccion artificial es llamada nucleo;En general es necesario adjuntar un pedazo pequeno de cobertura de otro nacar y es a partir de ese injerto que la secrecion de aragonita comienza.

Una perla es constada a más de 90 % de aragonita puro. Si las perlas y las conchas reaccionan tan de otro modo a la luz, simplemente es porque la secreción se hace en un caso de manera esférica y en la otra de manera horizontal. Este apilamiento de laminillas finas de aragonita (cuenta uno millar de lechos sobre una perla de calidad) permite a la luz, del sol o artificial, jugar luego con estos microcristales de aragonita, y determinar lo que se llama oriente de una perla. Sin entrar demasiado en la técnica, hay que retener que perla fina y perla cultivada son las dos perlas "naturales", fabricadas por un bivalvo. No se trata en ningún caso de " perlas artificiales " que contratan un procedimiento natural de elaboración del nácar La diferencia esencial entre perla fina y perla cultivada es que el segundo posee un núcleo, que por otra parte aparatos de radiografía ponen en evidencia cuando un poseedor de perlas tiene duda. Si, en materia de joyas antiguas, la duda es a menudo permitida, anotemos que actualmente, sobre el mercado mundial, la perla fina casi desapareció.

TIEMPO DE NADAR...

Pensamos evocar a menudo las " ostras perleras ", el término impropio si es de allí, ya que los moluscos fabricante de las perlas destinadas a la joyería en Polinesia francesa, son unos grandes nácares, Pinctada margaritifera es nombre latino.

Desde siempre estos nácares han sido utilizados por Polinesios, primeros colonizadores de las islas de los mares del Sur. Tenían un valor utilitario, por cierto, pero también un valor ornamental y decorativo. Así es como los adornos antiguos fueron adornados de grandes nácares pulidos, a los reflejos doradillos y tornasolados, que aumentaban sin duda alguna a la majestad del que les llevaba.

Y de hecho, en el curso de su historia, los nácares siempre interesaron al hombre no para las perlas que podían encerrar (una perla para 15 000 nácares como decíamos) sino por la belleza de sus conchas.

Después de los adornos ancestrales, son los botones de camisa, y una muchedumbre de otros usos que se impusieron al nácar (marquetería, toques de instrumentos de música, etc). Desde el principio del siglo XIX, reencontramos en los archivos polinesios rastro de una cosecha del nácar; el primer barco catalogado en este comercio es "Margaret", asegurando una carga de conchas entre Gambier y Australia en 1802. La petición que no dejaba de crecer, el número de estas embarcaciones y de sus rotaciones entre San Francisco, Valparaíso o Sydney se multiplicó durante décadas, en la anarquía más perfecta, ya que hubo que esperar a finales del siglo para que la administración francesa decida controlar esta actividad "salvaje".

Mediante un cuadrado de tela o algunas cosas de la sociedad moderna, el cuchillo, el hilo de hierro o saco de arroz, era fácil entonces proporcionarse toneladas de conchas, y por otra parte, esta actividad de cosecha pura, en realidad de redada verdadera, sin ninguna gestión de las existencias naturales, se prolongó hasta después de la segunda guerra mundial. Sin embargo, desde 1870, el doctor Bouchon-Brandely, enviado de Francia para hacer un estudio sobre esta primera materia, dio la alarma, previendo que las lagunas acabarían por hacerse unos desiertos; mientras que al principio del siglo XIX, ciertos visitadores explicaban que se tenía dolor de marchar por poca agua tanto había estos nácares cortantes por todas partes, a los finales de siglo siguientes, les era necesario a los submarinistas de descender cada vez más bajo para encontrar conchas de talla suficiente.

En esa época, es todo un folklore que había nacido alrededor de estos campos

Los submarinistas descendían a veces a más de 40 m, siendo lastados por un lingote de 8 kilos de plomo. Una gafas, un guante y una red constituían el solo equipo de estos aventureros a los que acechaban los tiburones pero también los accidentes de submersión, de los que estaban el famoso "vana taravana, que hacía perder la razón.

Con alturas y por las bajas en la producción como en las clases, lo que se llamaba entonces " la sumerge " se prosiguió hasta en los años sesenta, aunque la invención del botón plástico, en 1957, tocó el tañido fúnebre de esta actividad.

Antes de la primera guerra mundial, las cosechas anuales no sobrepasaban apenas 600 toneladas; entre los dos grandes conflictos, sobrepasamos 1200 toneladas (1350 toneladas en 1924: habíamos inventado al antepasado de la máscara, las gafas estancas redoutablement eficaces) para volver a bajar bajo la barra de las 1000 toneladas / por año después de la segunda guerra mundial ( 500 a 800 toneladas / por año por término medio), y para acabar por fin a 2 toneladas en 1979. Tuamotu y Gambier eran los archipiélagos puestos sistemáticamente en copa ordenada, pero la destrucción del recurso había impuesto a la vez cuotas por atolón, fechas de zambullirse muy estrictas, años de descanso (una temporada de zambullido cada 4 años) y sectores sin sumerge, de verdaderamentes "reservas".

Frente a este empobrecimiento dramático, desde el principio del siglo XX, las experiencias no son de reproducción, pero de collecta de "bebés - nácarados", el nacimiento se habían efectuado, pero el pillaje salvaje bastante daba beneficio para que la despreocupación general se le lleve.

En 1954, la urgencia era tal que el servicio de Pesca decidió sin embargo plegarse a las recomendaciones emitidas por especialistas precedentes: la cosecha de nacimiento sobre soportes (leña de miki miki particularmente, un pequeño arbusto de las orillas paumotu) fue reelanzada en varios atolones y si los resultados jamás fueron extraordinarios, podemos sin embargo decir que son sin duda los trabajos suficientemente empíricos que salvaron la especie de la desaparición total.

Mientras fue cuestión sólo de cosecha de conchas, la captación de nacimientos no levantó el entusiasmo de los que vivían del nácar, porque suponía una planificación a medio plazo, lo que no es apenas en las tradiciones locales; pero la conservación del recurso permitió, en los años setenta, tan pronto como la perlicultura se impuso, de mobilizar las energías para aumentar el número de nácares.

Pinctada margaritifera no fue pasado lejos de la extinción. Gracias al tesón de investigadores raramente ayudados o reconocidos durante primeras décadas de este siglo, contamos hoy estos bivalvos en millones de individuos... La perla cultivada, a causa de la sumerge, estuvo a punto bien jamás de ver la luz... Takapoto, Manihi, Gambier, Marutea son unos atolones donde las captaciones de nacimiento dieron los resultados excelentes, permitiendo así de reelanzar la actividad perlera, gracias a existencias naturales que totalmente no habían sido agotadas. ¡ Pero poco faltó!

Photo Sylvain Girardot

PRIMERAS GRANJAS EN TUAMOTU

El salvamento de los últimos nácares en las lagunas de Tuamotu coincidió con un renadío de interés para las perlas que Pinctada margatitifera fabricaba de antaño, en verdad muy raramente. Los antiguos Polinesios por otra parte, por no poder trabajar y perforar estas curiosidades naturales no les concedían un gran valor.

Es un metropolitano curioso, un veterinario de su estado, Juan Domard, que repitió los trabajos de sus predecesores y que se impregnó en Japón de las técnicas niponas de injerto, al principio de los años sesenta. Jefe del servicio del melocotón(pesca), está rápidamente convencido que se puede obtener grandes nácares polinesios de las perlas excepcionales. Trabaja con encarnizamiento, y en 1965, procede a una cosecha prueba: las perlas polinesias de cultura ven aquel año por primera vez la luz del sol, que eclipsan tanto su oriente suntuoso.

Juan Domard ganó, gracias a un injertor japonés que él mismo había tenido la sabiduría de hacer venir de Australia, después de haber sufrido demasiados fracasos, intentando incorporarse el mismo.

Es un periodista local, un aventurero, Koko Chaze, quien va a cruzar el camino de Domard y a lanzarse, primeramente, a la fabricación de semi-perlas. Koko Chaze se instala entonces en Manihi, al que va a cambiar el destino, y hace su primera cosecha un año más tarde.

Al mismo tiempo, una familia de joyeros parisinos, Rosenthal, descubrieron a la cosecha de Juan Domard; el padre los reconoce por Gemmological institute of America y sus dos hijos se asocian con Koko.

En 1970, nuestros tres "granjeros" se lanzan a la perla redonda. Una apuesta que ganarán... Otros grandes pioneros, Pablo Yu, el doctor Juan-Pablo Lintilhac, Juan Pedro Fourcade, Juan Tapu (antiguo campeón del mundo de pesca submarina), Jean-Claude Brouillet (fundador de Aire Gabón) y por fin Robert Wan, apodado por los medios de comunicación " el emperador de la perla de Tahití ".

Otro pionero merece ser citado para su dinamismo y su ardor que promueve la perla negra: el Salvador J. Assaël, mayorista de Nueva York, no es un granjero, sino uno de los que llegaron a imponer esta yema de los mares del Sur en las joyerías-joyerías más grandes de la gente, de Manhattan en Vendôme en París.

COCIDO DEL ORO NEGRO

El éxito de los primeros pioneros del perlicultura hizo a la vez a envidiosos y émulos .

De hecho, la perlicultura iba literalmente a devolver vida a ciertos atolones de Tuamotu que se despoblaban dramáticamente, las poblaciones que, antes del desarrollo de esta actividad nueva, habían atraído por los neones de Papeete.

Es el caso, por ejemplo de Takaroa y de Takapoto, a Tuamotu del Norte, pero igual de los bienes de otros pequeñas islas dónde el número de concesiones marítimas literalmente explotó en los años ochenta: Hikueru, Fakarava, Kauehi, Makemo, Anna, Ahe, un gran número de atolones hoy mobilizaron sus energías para producir perlas. El fin del período de tanteo sobre el plano técnico, las clases al más alto, todo fue reunido para que las peticiones de concesiones marítimas suban en flecha: más de 800 a finales de los años ochenta, más de 2000 en 1990 y 1991.

Colecta (para las lagunas que se prestan a eso) e injerto son ambos aspectos muy distintos de esta industria, porque si ciertas lagunas se prestan particularmente bien a la producción de perlas, en cambio son a veces pobres en nácares. De donde, en el seno de Tuamotu, en el seno de transferencias incesantes de jóvenes nácares, por avión o por barco, operaciones que no están en peligro para el equilibrio ecológico del medio de la laguna: epidemias se propagaron así y los índices de mortalidad fueron muy elevados a veces en el seno de numerosas colonias de nácares, antes o después su escribanía y archivo de un tribunal, a causa de tal o tal virus rápidamente difundido.

Esta competencia desenfrenada también debía y muy lógicamente, acabar en una desorganización del mercado, demasiados pequeños productores muy llenos de deudas que tenía a despachar al mismo tiempo sus producciones, a menudo de calidad mediocre, a un número sin embargo limitado de compradores.

Las leyes del mercado debieron comenzar a reequilibrar la situación, el número de experiencias perlicolas que habían resultado fracasos.

Las estadísticas oficiales de 1997, refiriéndose en el número de concesiones marítimas concedidas, ponen de manifiesto que 2010 concesiones de colecta, 1603 concesiones de ganadería y 1328 concesiones de injerto fueron autorizadas aquel año, es decir un total de 4941 concesiones; pero todas estas concesiones no generan forzosamente una granja en actividad de detrás de lo que es sólo una autorización administrativa, y por fin número de granjas dispone de autorizaciones para las tres actividades catalogadas. Sin embargo, podemos considerar que hay más de 1000 granjas actualmente en explotación, escencialmente en Tuamotu-Gambier.

Más informaciones : Wikipedia